Cuando no existimos.

 

Anuncios

Hiding

La soledad es una de esas raras enfermedades que aún no se cataloga como tal pero algún día será identificable como las alergias crónicas o algo así. Siempre la he tenido. Es como un lunar más, una marca de nacimiento que por mucho que intentes dejarla atrás, olvidarla y pensar que no existe, ella aparecerá en cualquier momento para recordarte su compañía. ¡Qué extraño que la soledad te acompañe! Seguro es muy divertido para la soledad, seguro solo llega para jugar contigo y para reírse por todos tus intentos por no sentirte solo. ¿Los síntomas? Es solo uno. Podría poner algunos ejemplos…

La familia se tiene desde que uno nace, muchas personas se sienten seguras con su familia, papá, mamá, hermanos, tíos, etc. Todos se apoyan, todos se comunican, todos se entienden, menos tú. Y no es porque quieras estar alejado de ellos, los quieres y te gusta compartir momentos, al final no encajas y es por la soledad que te acompaña. Por algún motivo te hacen a un lado inconscientemente.

Los amigos. Esta parte es menos decepcionante porque no esperas nada de ellos, aún así confías y esperas que estén ahí siempre, como dicen las “reglas”, desafortunadamente nunca es así. He tenido grandes amigos, pero siempre tienen ese algo que no me dejan ver, que no me dejan ser parte de.

En el trabajo, solo perteneces, te adaptas y estás ahí porque tienes que estar, en algún momento alguien te dará una sorpresa pero al final todo será falso.

En el amor, la soledad es cuando se siente más frágil, más vulnerable, pero a su vez, ella sabe que regresarás el camino de vuelta solo, nadie te acompañará de regreso, por eso calla, por eso se esconde, solo espera, pero eso sí, teme que no vuelvas.

Al final el único síntoma es el hecho de estar en un lugar por mucho tiempo y no pertenecer a nada ni a nadie. Cuando piensas que encuentras a la persona correcta, a la familia correcta, a los amigos correctos, al lugar correcto, siempre hay algo que no te prestan, que no comparten contigo, que simplemente no te dejan ver. No los culpo, el de la enfermedad sin reconocer, soy yo.

Probablemente haya alguna cura, probablemente me está esperando mañana o el jueves o el siguiente año o mi siguiente vida. No lo sé. Lo que si sé, y lo digo con el corazón en la mano, es que me gustaría pertenecer a algo, a algún lugar, a alguien y que ese lugar, ese algo o ese alguien, sienta que le pertenezco y que esté feliz por eso.

Mañana saldré, como todos los días, he intentaré dar lo mejor de mi para poder olvidar el camino de vuelta.


Aniversario

Hoy los administradores de Worpress me enviaron una notificación en la cual me indican que tengo 2 años con mi blog. Podría regresar a leer todo lo que he escrito para recordar que ha pasado en esas fechas específicas ya que era la finalidad de este espacio, lo malo es que recuerdo la mayoría de los posts publicados y recuerdo muchos de los pocos comentarios que me han dejado. Supongo que tendré que esperar más años para que el blog cumpla su función principal de recordar partes de mi vida por mi.

Lo que venía era a escribir que ya no tengo múltiples personajes como algunos meses, he logrado estacionarme en la personalidad de ‘Iván’, poca gente me dice por mi otro nombre, poca gente me recuerda como ‘Dreck’. En las redes sociales soy prácticamente igual, ya no hago diferencia en twitter o en facebook como antes me sucedía. Aunque no sepan cual es el objetivo de no tener múltiple personalidad, para mi es relevante, sabía que no era algo normal, pero tenía que equilibrarlo, ahora hasta siento que me conozco más y todo eso.

Hasta cierto punto me volví aburrido o tal vez siempre lo fui, ahora soy consciente, por lo pronto estoy tranquilo en este estado, lo malo es que no sé cuanto pueda durar así…


Eso que siempre traemos.

Les iba a hablar de las palabras y de como las desperdiciamos en tonterías, como a nosotros ni nos cuesta decirlas se nos hace fácil hablar por hablar, así que cómo ando ahorrando palabras para el libro que construyo mentalmente no diré más o bueno sí…

Ya se gastó otro año (y ni lo sentí) y como pasan tan rápido empezaré a fingir que no pasan, me quedaré estacionado en el 2013, así tenga 50 años más, como que cae bien ese número y ni sé porqué. El año anterior también me cayó bien, estuvo padre y lleno de sorpresas, de hecho el 2012 me trajo más sorpresas que ningún otro año que me hayan presentado, pero se tuvo que acabar el wey. Ya hasta me caí mal hablando de los que me dejó o no el año anterior y lo que me va a traer éste, además los años no saben ni que existimos, ellos nomás están porque están y también lo desconocen, pinches feas costumbres que tenemos de despedir y saludar cosas que ni existen. Por eso yo nunca los saludo, porque sé que son imaginarios. Oigan y hablando de cosas inexistentes, nunca he tenido propósitos de año nuevo ¿qué se sentirá?

Ya me gasté muchas palabras en nada, así nunca terminaré el libro que ni siquiera estoy escribiendo, ya me voy a gastar las palabras que no me cuestan en tonterías, al fin que me sobran, no sin antes desearles un excelente 2013NO ES CIERTO, ¿a mi qué?

Por cierto, estás navidades no recibí ni un regalo, ni unito, o bueno sí recibí uno pero me va a llegar hasta este año, así que no cuenta.

Ya, bye.


Life.

He escuchado que todo el mundo tiene derecho a equivocarse, a hacer las cosas mal para después corregirlo, pero hay cosas en las que uno no tiene margen de error, no hay vuelta atrás y no hay un corrector mágico. También sé que no soy el único que se encuentra en ésta posición, muchos lo han estado y muchos lo estarán, pero una cosa es ver de lejos y otra cosa es verse a uno mismo.

Desde hace un tiempo, conocí a alguien única y muy especial, al menos para mi. Olvidé lo mal que la he pasado los últimos años en muy pocos meses, olvidé mis pensamientos que me obligaban a alejarme de las personas, olvidé mis principios de echar todo a perder para alejar a los que me quisieran. Lo que me pone en una posición de vulnerabilidad, dejé de ser yo o regresé a ser yo, estoy seguro que es lo último. Así como olvidé muchas actitudes negativas, recordé lo bien que se siente que alguien se preocupe de cosas tan banales como desayunar o tu estado de ánimo. Recordé lo que es que alguien te quiera por lo que eres y no por lo que le puedas dar.

En algún post mencioné que sólo tenemos un sólo amor en la vida, ahora lo confirmo, nada más que yo no lo había conocido. Y ahora que tengo lo que muchos desean en la vida, me siento con una gran responsabilidad, porque ya no se trata de conocer o de encontrar. Ahora se trata de estar toda una vida con ese alguien, de hacer que ese alguien especial también quiera estar contigo, se trata de que no haya poder que los separe y de amarla por el resto de tus días.

Y sí, amigos. Estoy enamorado y no sabía lo que se sentía, hasta ahora.

 

 

 


Selección natural.

Leyendo a Carl Sagan llegué a una conclusión un tanto confusa y pendeja pero con bases, así que trataré de explicarme y ser breve.

Estudios científicos revelan que existen más seres vivos (o bueno, que estuvieron vivos) extintos que seres vivos que aún se preservan; ésto nos lleva a lo que Darwin llamó: La Evolución. Todos los seres vivos tienden a evolucionar para poder vivir en el medio ambiente que le rodea, pero eso es algo que todo el mundo sabe, así que me iré directamente a mi teoría sobre el futuro de nosotros los humanos.

Así como la naturaleza confundió a algunos humanos haciendo que se interesaran en el mismo sexo y con esto detener un poco el alto índice de natalidad, pienso que no será suficiente. Estamos muy apretados en las ciudades, supongo que hay mucho espacio en el planeta, pero no creo que los humanos evolucionen tanto como para poder vivir debajo del agua. De éste modo la única esperanza de la naturaleza para extinguirnos lenta y dolorosamente, es crear a los Bebés del Mal. Algo así como que programarán sus genes antes de nacer para que en cualquier momento de su infancia maten a sus padres en cuestión e ir terminando poco a poco con la humanidad, los bebés del mal no podrán sobrevivir porque no habrá quién les cambie el pañal y morirán rozados. Un plan maestro de la naturaleza. Hasta les voy a poner una imagen, nada más para que se den una idea de lo que nos espera.

Image


Un error.

Eso soy. Un error. Nadie es para nadie. Buscamos algo que nunca encontraremos, a veces pensamos que lo hemos encontrado que está con nosotros, que nos pertenece, que de ahí somos. Pero llega un momento en el que simplemente vemos que no es cierto, que tratamos pero no es suficiente, que pensamos que lo estamos haciendo de la mejor manera pero es mentira, que por fin estamos logrando algo pero al final no se logra absolutamente nada. Estamos en una especie de arenas movedizas, una de esas cosas que entre más te esfuerzas más te hundes, entre más demuestras menos haces, entre más dices menos te expresas. Ah, pero uno no puede rendirse después de 90 intentos, nos aferramos a buscar algo que no existe. Nadie es mejor. Permanecemos en una línea, en dónde no hay ni más ni menos. No nos damos cuenta y viajamos, viajamos con uno, viajamos con otro, viajamos solos, viajamos sin sentido. No se preocupen, en algún momento le encontrarán sentido, pero ¿saben? No durará mucho. Y aunque todas las palabras son mentiras, sería lo mismo si no lo fueran. Hagamos algo o no lo hagamos seguirá siendo exactamente igual. Por lo pronto no me queda más que escribir algo que no cambiará nada y si lo hiciera solo sería otro error más con puntos suspensivos.